Los mejores poetas de Nueva Zelanda

Los Más Recientes

Abuela de John Weir, Poesía

Una muralla de pinos sombríos rodeaba la granja. En el jardín unos retoños de perejil brotaron entre los narcisos. Yo tenía nueve años. Aparte de eso, todo lo que recuerdo es la silla de mimbre en la que se sentaba el DIOS BENDIGA NUESTRO HOGAR en la pared de la cocina y la luz carmesí…

Leer poema »

Madre de Owen Leeming, Poesía

Ella es el motivo. Yo soy su huevo, su planeta, vuelto de la órbita, obedeciendo a una ley que se siente como una llamada o una marea. Ella es una casa. Sus tablones se agrietarían en mi oscuridad cuando no pueda entrar, demasiado tiempo ensimismado contra la puerta. Ella es un arca. Su alianza es…

Leer poema »

Soy un árbol de Jackson Nieuwland, Poesía

Soy un árbol. Uno más. Somos demasiados. Paso la mayor parte del tiempo de pie en el bosque con mi familia. Nada les gusta más que estarse absolutamente inmóviles como un pedazo de madera, solo agitando los brazos cada tanto para asegurarse de que hay suficiente viento para que los pájaros sigan volando. El problema…

Leer poema »

Soy un huevo de Jackson Nieuwland, Poesía

Soy un huevo. Hay algo creciendo dentro de mí. Es un árbol. Sus ramas y raíces empujan por dentro contra mi cascarón como astillas de hueso. El árbol no es lo único dentro de mí. Hay jarrones y pescado y relojes y rascacielos. Hay robots y osos y acertijos y cosas que no puedo definir….

Leer poema »

Villa Huia de Peter Hooper, Poesía

Toma su brazo, ayúdala a levantarse con delicadeza de su silla, dale tiempo a sus pies tullidos de arrastrar sus ochenta años a la puerta. Anímala, háblale con más claridad a ese oído que cada vez escucha menos. Sus manos temblorosas tantean el aire buscando una ruta que la vista ya no le puede prodigar….

Leer poema »

Kismet de Helen Heath, Poesía

hacia 1999 Es como su tercer hijo, ella lo construyó. Tiene cejas expresivas, ojos grandes, labios rojos y puntiagudas orejas. A la gente le gustan las orejas. Ella le enseña a hablar – nombrar objetos, hacer preguntas, lo mira en el ojo, sube el tono, vuelve a repetirlo. Él la hace reír, es tan dulce…

Leer poema »