Lo que le decimos a los niños sobre Auckland


 En Auckland, decimos,
 siempre está lloviendo
 y los insectos
 son tan grandes como platos.
 Seguro que es más cálido ahí, decimos,
 pero los mosquitos
 berrean toda la noche
 por la oportunidad de succionar tu sangre.
 Hay manglares
 en Auckland
 y en los manglares
 flotan viejas bicicletas y latas de cerveza.
 También hay cadáveres
 en los manglares,
 cuerpos hinchados
 desintegrándose por el calor.
 Te lleva mucho pero mucho tiempo
 llegar a cualquier lugar
 en Auckland.  Imagina
 ir a la escuela a las siete de la mañana
 y no volver a casa
 hasta las seis de la tarde; 
todo el tiempo arriba de un autobús,
 donde lo único que se mueve son los limpiaparabrisas.
 Y, niños, nunca olviden
 que Auckland es una ciudad construida
 con dinero del sur.
 ganado honradamente.
 Sí, ellos tienen la Torre del Cielo,
 pero miren,
nosotros tenemos
 el cielo.

Escribe un comentario

Suscríbete para recibir actualizaciones

Comentarios

Más de Poesía

Los más leídos