La malla desnuda

Me lo cruzo todos los días de camino

al trabajo, y casi siempre olvido mi promesa

de recordarlo. El ojo interior es perezoso,

descansa al mismo tiempo en el globo ocular, la retina

y la luz. Pero el asunto del árbol no puede pasar indiferente:

existe; llena el paisaje, se eleva por encima

de nuestras oficinas. Sin embargo, pese a esto, a veces

no lo veo. Sucede después de la lluvia, percibo el fuerte olor

del eucalipto en el aire, y las nueces

regadas por el sendero, y entonces (a veces)

al parpadear y hurgar en la grama, recuerdo

los hongos que veloces, inesperados,

aparecen, y rápidamente marchitos, vuelven a desaparecer. Siempre presentes,

ágiles, generalmente inadvertidos: tutae kehua, fantasma

que surge después del trueno. Todo el año

lo intento y casi siempre olvido la presencia

del hongo cesta. Es una malla en movimiento

bajo mis pies. Tan real como un templo.

Escribe un comentario

Suscríbete para recibir actualizaciones

Comentarios

Más de Poesía

Los más leídos