Fleur Adcock

fleur

(1934). Es poeta, editora y traductora. Su poesía se caracteriza por hacer confluir las relaciones entre personas, naturaleza, paisaje y política, además de poemas muy personales e íntimos, especie de fragmentos de un largo diario que la poeta ha venido escribiendo a lo largo de los años. Es reconocida por sus traducciones de la poesía latina medieval y la rumana del siglo XXI, además de por su larga trayectoria editorial. Ha publicado numerosos libros de poesía, entre los que se encuentran High Tide in the Garden (1971),The Scenic Route (1974) y The Inner Harbour (1979). En 1996 fue reconocida con el The Most Excellent Order of the British Empire por sus contribuciones a la literatura neozelandesa.

Poemas de Fleur Adcock

Incidente

Cuando estabas tendido sobre la arena blanca, una roca debajo de tu cabeza, y sonriendo, (rodeado de conchas muertas), vine a ti y me dijiste, extendiéndole tu mano a la mía, “acuéstate”. Así que por un momento nos acostamos cálidamente en la arena , hablando y fumando, con calma; mientras que el sumiso mar detrás…

Leer poema »

Un árbol de rosas

Cuando fuimos a vivir a Top Lodge mi madre me dio un árbol de rosas. No tuvo que pagar por él, estaba creciendo ya ahí, alto y viejo, sobre el camino de grava donde solíamos andar en nuestros patines. A nadie más se le permitía cortar los enormes pétalos blancos que olían dulcemente. Fue mío…

Leer poema »

Esa mariposa

(Irene Adcock, 1908-2001, in memoriam) Es verdad lo de la mariposa -una pavo real, inusual ortiguera- que irrumpió en mi ventana abierta. Tú estabas en tu ataúd en Nueva Zelanda. Yo estaba aquí, en mi cálido estudio de Londres, intentando modular mi voz para trabajar como Marilyn sostenía el teléfono sobre tu rostro muerto. No…

Leer poema »

Paletas

El único chocolate que aún me gusta es el oscuro y crujiente parecido a los trozos de los huevos de Pascua que mi padre compartía conmigo afuera de la caravana cuando tenía cuatro años: una argucia para mantenerme callada, y para evitar molestar a la familia a deshoras de la mañana. No nos educaron para…

Leer poema »