Los mejores poetas de Nueva Zelanda

Los Más Recientes

La escalera de Bill Manhire

Demasiado corta para alcanzar el techo demasiado corta para amenazar ventanas importantes, la escalera yace de costado detrás de la casa, fuera de la vista. La escalera descansa sobre la hierba un grano diferente en cada uno de sus peldaños (y alas en cada peldaño entonces, ¿dónde puedes apoyar tus pies?). Y, como puedes ver,…

Leer poema »

Cómo me alisto de Ashleigh Young

¿Qué canción tocarán si no vuelvo a casa esta noche? Quería que alguien escribiera una canción para mí, luego alguien la hizo pero era una canción que me incordiaba; se llamaba “Realmente, Ashleigh” y pienso en la crueldad de los compositores mientras me alisto: cómo su música hace que sus palabras suenen mejor de lo…

Leer poema »

Proceso de Ashleigh Young

Todos los amigos que perdimos para nuestro bien volverán a nosotros extrañamente refinados pero por lo demás iguales. Todas las decisiones que tomamos en la madrugada, para irnos, para quedarnos, también serán correctas cuando volvamos a despertar. La gran succión que sale de debajo de un camión que pasa significa la velocidad de la buena…

Leer poema »

Un hombre parecido a Rembrandt de Ron Riddell

Cuando subía hoy la cuesta de camino a casa, me crucé con un hombre parecido a Rembrandt: un intenso, impresionante rostro; rojizo y encorvado con tristeza, los ojos acuosos y un largo bigote. Nos miró e incluso nos sonrió farfullándonos un áspero “hola”. Pensé en la vida y la obra de Rembrandt; Volteo para ver…

Leer poema »

Desayuno con Strindberg de Ron Riddell

para Karin Bellman and C.K Stead Strindberg ha venido a desayunar. Naturalmente, estamos contentos pero parece cansado, triste, desaliñado. Le pregunto si algo le pasa. Me mira con sus pálidos ojos azules y se encoge de hombros: “Nada”, balbucea. “Casi nada”. Para animarlo lo invito a sentarse a la mesa y disfrutar del banquete: langosta,…

Leer poema »

Una hormiga camina de Ron Riddell

Sobre la empalizada blanca, sola, una hormiga camina – ¿tarde ya para la cena? encuentra un sendero azul hacia una tierna ramilla de té mientras el cielo, complaciente, baja la vista y la mira.

Leer poema »