Los mejores poetas de Nueva Zelanda

Los Más Recientes

Cómo me alisto de Ashleigh Young

¿Qué canción tocarán si no vuelvo a casa esta noche? Quería que alguien escribiera una canción para mí, luego alguien la hizo pero era una canción que me incordiaba; se llamaba “Realmente, Ashleigh” y pienso en la crueldad de los compositores mientras me alisto: cómo su música hace que sus palabras suenen mejor de lo…

Leer poema »

Proceso de Ashleigh Young

Todos los amigos que perdimos para nuestro bien volverán a nosotros extrañamente refinados pero por lo demás iguales. Todas las decisiones que tomamos en la madrugada, para irnos, para quedarnos, también serán correctas cuando volvamos a despertar. La gran succión que sale de debajo de un camión que pasa significa la velocidad de la buena…

Leer poema »

Un hombre parecido a Rembrandt de Ron Riddell

Cuando subía hoy la cuesta de camino a casa, me crucé con un hombre parecido a Rembrandt: un intenso, impresionante rostro; rojizo y encorvado con tristeza, los ojos acuosos y un largo bigote. Nos miró e incluso nos sonrió farfullándonos un áspero “hola”. Pensé en la vida y la obra de Rembrandt; Volteo para ver…

Leer poema »

Desayuno con Strindberg de Ron Riddell

para Karin Bellman and C.K Stead Strindberg ha venido a desayunar. Naturalmente, estamos contentos pero parece cansado, triste, desaliñado. Le pregunto si algo le pasa. Me mira con sus pálidos ojos azules y se encoge de hombros: “Nada”, balbucea. “Casi nada”. Para animarlo lo invito a sentarse a la mesa y disfrutar del banquete: langosta,…

Leer poema »

Una hormiga camina de Ron Riddell

Sobre la empalizada blanca, sola, una hormiga camina – ¿tarde ya para la cena? encuentra un sendero azul hacia una tierna ramilla de té mientras el cielo, complaciente, baja la vista y la mira.

Leer poema »

Opciones de Erick Brenstrum

Anna piensa que debería afeitarme el pecho Alex piensa que no a ella le gusta tal como está un toque de hombre de Cromañón de osos de las cavernas y pieles lanzas y mamuts tundra y de larga noche ártica. Anna tiene seis años entrados los siete mucho tiempo para cambiar de opinión.

Leer poema »