Los mejores poetas de Nueva Zelanda

Los Más Recientes

La malla desnuda de Poesía, Sue Wootton

Me lo cruzo todos los días de camino al trabajo, y casi siempre olvido mi promesa de recordarlo. El ojo interior es perezoso, descansa al mismo tiempo en el globo ocular, la retina y la luz. Pero el asunto del árbol no puede pasar indiferente: existe; llena el paisaje, se eleva por encima de nuestras…

Leer poema »

Lo que le decimos a los niños sobre Auckland de Poesía, Sue Wootton

 En Auckland, decimos, siempre está lloviendo y los insectos son tan grandes como platos. Seguro que es más cálido ahí, decimos, pero los mosquitos berrean toda la noche por la oportunidad de succionar tu sangre. Hay manglares en Auckland y en los manglares flotan viejas bicicletas y latas de cerveza. También hay cadáveres en los manglares, cuerpos hinchados desintegrándose por el calor. Te lleva mucho pero mucho tiempo llegar a cualquier lugar en…

Leer poema »

Asunto de mujeres de Lynn Jenner, Poesía

 Cuando mi hijo era adolescenteme vino a la cabeza una idea rusa que mellevó a pensar que de estallar la guerra le cortaría el dedo índice de su mano derecha para que no fuera aptopara la lucha. Esa parte de mí que visita los hospitales haría la mutilación. No me iba a importar si terminaría odiándome por lo que le hice. Incluso…

Leer poema »

Sin título de Bill Manhire, Poesía

Este libro sobre pájaros muertos es más pesado que cualquier pájaro:  más pesado que el pájaro oscuro que devora mi corazón,  página tras página de alas vacías.  Lo levanto y lo coloco sobre mi regazo  para escucharlo susurrar.

Leer poema »

Carta a Tin Grew de Michael Steven, Poesía

Estás en un asiento de pasillo de un avión presurizado volando en algún lugar sobre la interminable turbulencia del Océano Pacífico cerca de esas terribles cortinas de humo negro que, según los sitios de noticias de la ventana de mi navegador,  arrasan tres estados de Australia. Hace ocho horas ya que te dejé en la…

Leer poema »

Canción de Michael Steven, Poesía

  A través de tus caderas   —que suben y bajan y  suben al ritmo de tu respiración­—, la sábana blanca se convierte en una ola que lame la boca de la Vida.

Leer poema »